Chinches

 

Los chinches domésticos se encuentran entre los hectoparásitos humanos más universales. A diferencia de los piojos, no son insectos que vivan permanentemente sobre su hospedador sino que sólo se acercan a él para alimentarse de su sangre (pican): Posteriormente, lo abandonaron y se refugian en escondrijos adecuados próximos a su fuente de alimentación nocturna. Efectivamente, se trata de hectoparásitos de hábitos fundamentalmente nocturnos (elemento de interés diagnóstico). Solo se producirán picaduras durante el día en los supuestos dormitorios que fuesen usados en ese momento (cuarteles de bomberos, policía o profesionales que tengan horarios de trabajo particulares). Por esta razón, los chinches son un problema que se localiza fundamentalmente en dormitorios. El criterio médico-científico actual es que estos insectos no transmiten enfermedades relacionadas con la sangre (HepatitisB, HIV, etc). Sin embargo, las infestaciones que se detectaran deberían ser rápidamente controladas por obvios motivos de calidad de vida. No resultan en absoluto soportables estas infestaciones y pueden producirse reacciones  cutáneas, infecciones por rascado, etc.